• deutsch
  • english
  • spanish
  • Heinrich Witt

    El Diario | Tagebuch

    2. enero 2015 | Comments Off

    Erste Seite Band 1

    Primera página del primer volumen

    Desde su infancia y juventud Witt ensayaba en realizar anotaciones sobre su vida. A partir de 1820 realizó registros diarios -con algunas interrupciones excepcionales- durante toda su vida, sobre sus vivencias, acciones y pensamientos. Estas anotaciones constituyeron la base para un diario nuevo, corregido y mejorado (según el pensamiento de Witt), iniciado en 1859. Debido a una enfermedad ocular Witt no podía escribir por sí mismo su diario. Por esta razón desde ese año dictó a sus secretarios paralelamente, no solo su “nuevo” diario, sino también su “viejo” diario es decir anotaciones que más adelante iba a utilizar para dictar el diario “nuevo”. Este nuevo diario de Witt dictado a partir de 1859 ha llegado en su mayor parte a nuestros días. Hasta su muerte en 1892 el diario abarcó 13 volúmenes, cuyo texto estaba constituido por más de 10.000 páginas. De acuerdo al expreso deseo de Witt, sus herederos guardaron el diario cuidadosamente. En propiedad familiar se encuentran diez volúmenes. Faltan los tomos del 10 al 12 que corresponden a los años de mediados de mayo de 1881 hasta finales de octubre de 1886. Los tomos 5 y 13 se encuentran incompletos. Es decir se cuenta con casi tres cuartos del diario original, aproximadamente 8.500 páginas escritas. Con excepción del décimo volumen, todos los tomos contienen apéndices (cartas, dibujos, recortes de prensa) que representan unas 400 páginas en total. En Latinoamérica no es conocido hasta el momento un diario privado del siglo XIX de esta magnitud. También se cuenta con dos tomos de las anteriores anotaciones escritas por el mismo Witt. Son casi 700 páginas que contienen descripciones del viaje de Witt a Europa (1843-1845). Heinrich Witt describió en su diario, casi ininterrumpidamente, toda su vida desde su infancia en Altona hasta su vida como anciano de más de 90 años.
    La cronología de su escritura de vida se rompe en pocos momentos. Las causas de estos cortes son aclarados por Witt dentro del mismo diario, por ejemplo, por razones de su enfermedad ocular. En el tomo 13 las anotaciones finalizan el 29 de diciembre de 1890, aunque es de suponer que Witt continuó la escritura de su diario más allá de esta fecha. La mayor parte del texto mantiene la forma clásica de un diario personal; con descripciones fechadas sobre acontecimientos particulares de cada día o de pequeños lapsos de tiempo. Gracias a las descripciones de Witt se obtiene un detallado panorama de la vida de un europeo acomodado en Lima, en el siglo XIX. El texto se ocupa no solo de los negocios del comerciante Witt, sino también menciona las normas de comportamiento social de la época, la moda, las enfermedades, las costumbres alimenticias, así como también otros aspectos de la vida cotidiana limeña– incluido rumores y chismes del momento. En diversas anotaciones de Witt se encuentran descripciones detalladas de su vida privada. Los diez tomos contienen abundante información de la historia política, económica, social y cultural del Perú decimonónico, lo que hace del diario de Witt una fuente excepcional para la historiografía peruana. Igualmente se encuentran referencias de otras regiones del mundo, por ejemplo ciudades europeas como: Altona, Hamburgo, Londres, París, entre otras poblaciones alemanas y europeas en las cuales Witt realizó viajes; incluso referencias de Argelia en 1845, país africano que pocos años antes había sido colonizado por Francia. Por otra parte Witt tematiza de igual manera en su diario, los pequeños y grandes cambios del mundo en el siglo XIX, que llegaba a saber a través de periódicos y libros, como a través del voluminoso intercambio epistolar con parientes, amigos, colegas y socios comerciales en Europa y en otras partes de América, Asia y Australia. Esta “globalidad” se encuentra también en el idioma en que está escrito el diario. Ya en 1824 Witt dejó de utilizar el alemán como la lengua de escritura de su diario y cambió al inglés. Cuando en 1859 inició la redacción de sus “viejos” diarios en un formato corregido, mantuvo el inglés como idioma de escritura, de manera que los diez volúmenes reservados para la posteridad están en inglés. Mientras que los dos tomos redactados como recurso mnemotécnico en la década de 1840 fueron escritos en español. Estos textos se han conservado a pesar de la planificación original de destruirse. En el escrito final en inglés que conforman los diez volúmenes están entremezclados un sinnúmero de expresiones, citas y pasajes cortos en otros idiomas; como por ejemplo en latín, alemán, francés, italiano y sobre todo, en español, idioma utilizado por Witt en su vida cotidiana en Lima.